+ Todas las opciones son una locura y existen muchas posibilidades de que no funcione nada de lo que ha planteado. Pero debe ir paso a paso.
+ Sin duda, la fortuna se ha aliado con él esa tarde.
+ Sabe que está cometiendo un delito y que los remordimientos de aquello le perseguirá siempre.
+ ¡He dicho que no! - exclama el joven molesto por la insistencia de su novia.
+ Son más de las cuatro cuando llama Vanesa. Enseguida el chico percibe su tono conciliador.
+ Reconoce la voz de Virginia Ayuso despediéndose de unos padres.
+ Son apenas tres o cuatro segundos repletos de miedo, tensión y adrenalina.
+ Tu estúpido novio es más valiente de lo que pensabas.
+ Iván no entiende qué ha ido a hacer allí, aunque no es asunto suyo. Lo único que le importa es que no lo ha visto.
+ Se va a volver loca.
+ Pero el error lo he cometido yo. Yo soy el que debe pagar el precio de esta tremenda equivocación.
+ Su mente está funcionando a mil por hora.
+ En selectividad no podrá repetir el error que ha cometido en el examen de Historia.
+ ¿Va a confesar por fin qué hacía en el instituto el viernes por la tarde y a quién vio entrar en el vestuario?
+ El hombre sabe que aquella noticia es un gran palo para ella y para todos los que conocían a la profesora.
+ Te llamaré luego, Julia. Siento todo lo que está pasando.
+ No asimila lo que cree que han escuchado sus oídos.
+ Ni idea. Pero tu amigo te ha dicho que fue a ella a la que vio entrar en el vestuario. ¿No?
+ El joven se ajusta las gafas y aprieta los labios al oír a su amiga.
+ El chico le muestra la imagen a Julia, que agarra el teléfono y la examina con detenimiento.
+ Solo hay dos posibilidades: o está soñando o hay escondida una cámara oculta en alguna parte. pero aquel instante parece real.
+ Mira a Emilio, que también se ha percatado de la identidad de la autora de la llamada.
+ Durante cerca de media hora los chicos reproducen las tres primeras partidas de Magnus Carlsen.
+ Pero a mí me sobra. Así que te doy un poquito de la mía.
+ Se sorprende al ver el nombre de Vanesa.
+ Sin embargo, Julia le pide con la mano que no se acerque más.
+ ¿Te ha sentado mal la comida? - le pregunta desde fuera del baño muy preocupado.
+ ¿Seguro que no quieres que avise a tus padres?
+ Necesita asegurarse de que el chico al que ama no es el culpable.
+ ¡Emilio es inocente! Lo sabía. Sabía que podía confiar en él.
+ Aquella afirmación de Vanesa hiela la sangre de Julia.
+ Ensimismada, contempla el tablero con las piezas en la posición final de la última partida de aquel torneo.
+ Mira su móvil y ve que las horas se le han pasado volando.
+ Sí, mamá. Ahí es donde está la clave de la historia.
+ El último de la fila es Jonathan, su profesor de Filosofía y tutor durante aquel curso.
+ Quizá otro día ya no pueda.
+ Aquella respuesta a la defensiva es la señal de que hay algo que falla.
+ Permanece clavado al suelo y escucha a Jonathan.
+ Ella asegura que no lo ve desde hace unos días y que hace semanas que no entra en el vestuario.
+ Julia finge sorpresa. Esa parte de la historia tampoco le supone ninguna novedad.
+ En el canal local, Roberto Méndez está saludando a Bernardo Ríos e invitándole a que se siente.