+ Comienzo a temblar, y no es de frío.
+ Han venido para llevarse al pequeño Glen de vacaciones con ellos.
+ cuando acabamos el rico helado que nos sirven de postre, Frida propone salir a jardín.
+ Saber que lo tengo a tan escasos metros de mí me alerta.
+ Hoy cuando hablé con mi jefa por teléfono, oí tu voz de fondo.
+ Hoy también te mando un beso, aunque cominzo a dudar de si lo aceptas.
+ Soy así de imbecíl.
+ Por favor no le comente nada, es una sorpresa de cumpleaños.
+ Allí no hay nada de valor.
+ Todavía no es de noche, así que no necesita encender la luz.
+ Ella tratará de hacer todo lo que esté en su mano para que el asesinato de Aurora no quede impune.
+ Él tiene dos hijos gemelos de su edad a los que conoce de toda la vida.
+ La gente habla de más.
+ De verdad no sé de que me hablas.
+ Dentro de un rato iré al supermercado a comprar algo de comer.
+ El penúltimo de la pared de la derecha es el de Jonathan.
+ Esto es la vida real, no una novela de misterio.
+ No conozco a nadie que tenga un poder de convicción mayor que él.
+ Pide un vaso de agua fría y se bebe la mitad de un trago.
+ Eso no justifica que te hable de esa manera. Te pido perdón en su nombre.
+ Su móvil no para de sonar constantemente durante la conversación.
+ De vista. Un chico con gafas que lleva ahora el pelo azul.
+ Piensa muy rápido y cientos de ideas surcan su mente.
+ El insulto de la joven del pelo rizado hiere a Julia que desea alejarse de allí cuanto antes.
+ ¿De qué la vas a acusar?
+ No he hablado con mis padres del tema.
+ Estabas enterado de todo por tus padres.
+ Peor aún: muchos hablaban mal de ella a sus espaldas.
+ El hombre da un último trago y deja un billete de cinco euros sobre el mostrador.
+ Acuso a la gente de cotilla y soy el primero que intenta enterarse de todo.
+ De un trago se bebe la mitad.
+ Mamá me ha dicho que te avise de que no viene para comer, dice el sargento apoyando la espalda en la pared.
+ Muchos lo acusan de ser el responsable del asesinato de su hija.
+ Casi toda la clase está hablando del asunto y lamentandose de suceso.
+ No le apetece hablar con ellos del tema.
+ Esto es de locos.
+ ¡¿De qué me van a acusar?!
+ De asesinato, de homicidio involuntario, de homicidio emocional ... depende de cómo fuera.
+ Pues tienes cara de empanado. ¿Qué hay de esa mirada inquietante?
+ ¿De qué te has enterado?
+ Roberto saca una libreta del bolsillo y un bolígrafo Bic de tinta negra y apunta algo.
+ ¿De qué te has acordado?
+ Mejor no hablemos de ese tema. No debí contarte nada. Se me escapó, no sé en que estaba pensando.
+ ... pero no de la manera en que lo quería hace seis años.
+ Están comprobando de quién son.
+ No he debido reírme de algo tan serio.
+ ¡Esto no es propio de ti!
+ Su padre se marchó de madrugada cuando le informaron de la desaparición de Aurora y solo ha parado media hora para darse una ducha.
+ Julia ha demostrado ser una chica de gran entereza y mudurez.
+ De las veces que han quedado, por lo menos en la mitad se encontraba bajo el efecto de las drogas.
+ La mujer le ha hablado de su época de estudiante, de su relación con el resto del profesorado del Instituto Rubén Darío. Y incluso de su matrimonio que no pasa por el mejor de los momentos.
+ La cabeza de un hombre calvo, flacucho y con barba de varios días se asoma por la ventanilla del conductor.
+ No estás en condiciones de conducir.
+ ¿De qué me quieres proteger, mamá? No hay nada que me vaya a impresionar más.
+ Bajo el papel de colores, Aurora encuentra efectivamente una cajita negra.
+ Se ha cansado de esperar. Aurora se pone de pie y se sacude el polvo del pantalón.
+ De camino a la cafetería de la plaza dialogan sobre el caso Ríos.
+ Miguel Ángel le quita el envoltorio a una magdalena para mojarla en el café. Es la cuarta de la mañana, pero es que ayer casi no comió.
+ A Julia le invade un gran sentimiento de culpabilidad.
+ Julia comienza a recitar casi de memoria lo que sabe del caso. Y Emilio va apuntando cada detalle en la hoja.
+ Ya ha cambiado de sitio los muebles del salón, ha colgado dos cuadros en el recibidor ya ha ordenado todos los armarios de la casa.
+ Emilio, de vez en cuando, observa de reojo a su compañera de clase.
+ ¿De verdad piensas que sus autolesiones se pueden vincular de alguna manera a su muerte?
+ A Emilio se le dibuja una sonrisa enorme en el rostro y acepta de buena gana la invitación de Julia.
+ No pudeo darte explicaciones. Por lo menos de momento. No hay tiempo que perder.
+ La puerta de su habitación se abre de golpe y una niña morena con un lazo rojo en el pelo entra corriendo.
+ Sin saber muy bien por qué, Emilio siente celos de aquel tipo.
+ Solo desea olvidarse de todo durante unos minutos y recuperar el control de la situación.
+ No ha hecho nada malo. La culpa es de la sociedad.
+ Los bancos que ve de frente están todos llenos.
+ Si la brújula es de Alberto, sumado a que a Aurora la golpearon con uno de los bates de béisbol que utilizan en Educación Física, aquel hombre tendrá que responder a muchas preguntas.
+ Solo espero que esta cadenita te sirva de amuelto y te dé toda la suerte del mundo.
+ Ese absurdo trozo de madera le pesa mucho y es incapaz de coordinarse.
+ La profesora abre un cajón y de él extrae una cajita, envuelta en un papel parecido al que había usado su madre para su regalo.
+ La chica suelta una bocanada de aire y se cruza de brazos.
+ Julia lo mira expectante, esperando que en cualquier momento le diga algo de Iván.
+ Decho ya, sabes que yo trabajo en la ciudad y todas las pruebas las hacemos allí.
+ La confianza es fundamental entre nosotros y la policía cunado hay tanta presión de por miedo. (?)
+ Aunque ha sido duro hacerle la autopsia a una chica que conocía y hablar con su madre, me alegro de poder ayudar a tu padre y a su equipo con mis aportaciones.
+ Las chicas de su clase van a ir todas de negro, lo han anunciado en el grupo.
+ Julia moja la magdalena en el café y se la come de tres bocados.
+ Hay más silencio que de costumbre.
+ Todavá no nos lo creemos. Es difícil de asimilar.
+ Vamos a dar otro día más de luto.
+ Julia, no quiere hablar de eso.
+ Mi cuerpo ya no es el de una jovenzuela.
+ Julia ve a Vera, la madre de Aurora, vestida completamente de negro.
+ Me da lo mismo. Creas lo que creas, imagines lo que imagines, no le vas a contar a nadie nada de esto.
+ A través del espejo, de refilón y sin querer, contempla que la puerta de la cabina ocupada no se ha cerrado del todo.
+ Al grupo de cuatro se unen tres alumnos más de primero B y las profesoras de Historia y de Economía.
+ El asesinato de Patricia ha sido prácticamente un calco del de Aurora.
+ ¿Es que creer en Dios, Jesús o la Biblia no es porque se ha ido transmitiendo de unos a otros con la Iglesia de intermediaria.
+ La calle y el número del piso los consiguió de una conversación entre Vanesa e Ingrid que oyó de casualidad.
+ Las saluda efusivamente un joven con el pelo tintado de amarillo pollito y gafas de pasta rojo. A Julia enseguida le recuarda a Emilio.
+ La puerta de cristal se abre y la loz se enciende de nuevo.
+ Lo veo capaz de todo para que la gente hable de él.
+ ¿De verdad que no te fías de mí?
+ La chica se acerca y lo observa más de cerca.
+ Sale de la habitación con cuidado de no hacer ruido.
+ Emilio se da cuenta de que allí está de más y se pone de pie.
+ No ha parado de llorar en toda la noche. Sola. En su habitación. Hecha un ovillo en la cama.
+ Emi es de fiar, te lo aseguro.
+ No conocía personalmente a Santiago Mantovani. Me habían hablado mucho de él. Es un personje singular. Algo surrealista.
+ Tampoco ha conversado más con su padre del asunto.
+ Tranquila. Camisa balnca y corbata azul. Y el traje de los plenos.
+ Eso nos ha servido para determinar que la brújula es de Alberto Montero.
+ ... lo que significa que el caramelo era de ella y se la comió allí mientras esperaba a alguien.
+ Se sentirán aliviados de no tenerme cerca durante una temporada.
+ Precisamente le estaba hablando de ti a Fernando y de que habíamos quedado ahora para charlar.
+ Estuvo muy triste el resto del día. La miraba de reojo y tenía las lágrimas en los ojos todo el tiempo.
+ Puede contemplar de cerca sus hipnotizantes ojos oscuros, esos ojos que la enamoraron.
+ En la balda más alta del armario de su habitación, la chica guarda un tablero de ajedrez y una caja de madera.
+ Alberto me ha confirmado que la brújula hallada junto al cuerpo de Aurora es de él.
+ Muchas... muchas gracias por todo. De corazón.
+ A lo mejor algún detalle que les digamos puede servirles de pista.
+ Tranquila, simplemente son entrevistas informativas. Evidentemente tú no eres sospechosa de nada.
+ Insiste la chica rubia de pelo rizado, suavizando el tono de voz.
+ Camina hasta su habitación y ve de pie a Jonathan abrochándose el pantalón vaquero.
+ Si te llaman de algún medio de comunicación, no hables con ellos. Diles que no tienes nada que decir de momento.
+ Incluso hablaron de Aurora y de Patricia y de la estima que ambos les tenían a las dos chicas fallecidas.
+ Era todavía de noche cuando Jona llegó a la casa de su amiga.
+ Jason, por su parte, pregunta si alguien sabe de quién es el coletero y la brújula que aparecieron en el vestuario.
+ ¿Quieres que esta tarde vayamos a la ciudad? - le pregunta su novia al tiempo que lo agarra del brazo.
+ Las palabras de Vanesa no le sirven de mucho. Al reves. Tiene la impresión de que su novia no lo está tomando en serio.
+ La UCO, el juez Otamendi y la Científica ya están allí y su madre va de camino.
+ La profesora Virginia Ayuso, de treinta años, saltó del cuarto piso del edificio en el que vivía, quitándose la vida.
+ Observa a su amiga de rodillas frente al váter y se aproxima a ella.
+ Y también lo salvó de sus padres y de la escena que estos le iban a montar de enterarse de su fracaso.
+ Los nervios se apoderan de ella porque sabe que van a hablar de Iván.
+ Puede ser un friki o un chico complicado de entender, pero no me fallaría de esa manera - dice la joven con una sonrisa de oreja a oreja.
+ A los personajes de unos libritos amarillos que yo leía de pequeña en los que dos chicos resolvían misterios.
+ Tiene una gran hinchazón en la frente y la cuenca de los ojos de color violeta.
+ Tal vez me encierren en mi habitación de por vida o me envíen a alguna ciudad rusa a picar hielo. Quién sabe.
+ No puede ser de momento, Iván. Entiéndelo.
+ A Virginia la han empujado. Y yo no tengo ninguna duda de quién ha sido.
+ No me ha dicho nada de ti.
+ Tenemos razones de peso para pensar que tu profesora de Matemáticas y Aurora mantenían una especie de relación sentimental.
+ Las palabras de su padre alegran un poco a Julia. No sospechan de él.
+ ¡Es mejor que ir con gente que habla de ti y de tu familia, sin tener ni idea de lo que dice!
+ Pero también sabe que las teorías son más sencillas de decir que de llevarlas a la práctica.
+ Imagina que Patri se entera de todo o lo descubre de alguna manera. No sé cómo.
+ La hinchazón que tenía era del tamaño de una pelota de golf.
+ Eso también se lo ha aclarado la chica al joven del cabello azul, que ha recibido la noticia con gran alivio.
+ Es un mensaje de WhatsApp de Iván.
+ Vanesa tiene los ojos rojos de llorar.
+ En esta oportunidad, al tercer bip, escucha la voz del joven del que está enamorada.
+ Es la primera vez que caminan de la mano en público. A la joven le sorprende, pero no se suelta.
+ El se va a vivir a un piso de alquiler.
+ ... como la gran W en la película «el mundo está loco, loco, loco» que tanto le gustaba de pequeña y que veía con sus padres todas las navidades.
+ No puedo. No sé qué quiere de mí.
+ Sonríe mientras señala con la barbilla la cabeza del chico, en clara referencia a su pelo tintado de azul.
+ Incluso aguantaremos esa música de chinos que escuchas.
+ Delante de cada una hay colocados un montoncito de folios, un bolígrafo y un vaso de cristal.
+ ... dice Julia prácticamente de corrido, sin hacer pausas ni respirar.
+ La joven da un respingo y se despierta de golpe.
+ ¿Quién ha hablado de salir? Pido un par de pizzas y nos las comemos viendo una película.
+ No hablemos más de ella, por favor. Quiero hablar de nosotros.
+ Julia cuelga el teléfono y, unos segundos más tarde, recibe un mensaje de su padre a través de WhatsApp.
+ Es de cuando las dos fueron al concierto de Ed Sheeran. Me contó que Aurora la invitó.
+ Estaba enamorada de otra persona. Alguien que no era su marido y de quien nunca le habló.
+ El tono que usa Roberto Méndez desagrada a Julia, que se bebe la tila de un trago y apaga la televisión.
+ Julia mueve la cabeza mientras sonríe y le da una moneda de dos euros a su amigo.
+ ¿Vas de camino al juzgado?