+ Si no quieres ayudarme, lo haré yo sola. Tranquilo.
+ No, solo que debemos hablar - dice el joven. Aún le tiemblan las rodillas. - Así que voy a ir a ver qué es lo que quiere contarme.
+ Está sentada sola en la sala de reuniones del cuartel de la Guardia Civil.
+ No seas exagerado, por favor. Solo utilicé la lógica.